lunes, 16 de agosto de 2010

SUPERHÉROES REALES: ELVIS PRESLEY


Hoy se cumplen 33 años del fallecimiento de El Rey. Aunque soy republicano me puede un buena entrada "necrófila", así que reciclo una columna para La Guía de las Jornadas del Cómic de Avilés de 2007.


¿El Rey? No me estoy refiriendo a Juancar, aunque parece que le gusta El Jueves, al menos más que a su nuera, sino a Elvis Aaron Presley. Sí, el rey del rock debe mucho a la versión juvenil del Capitán Maravillas. El cómic protagonizado por el niño Billy Batson que al gritar el nombre del mago Shazam se convertía en un superhéroe adulto con poderes provenientes de héroes mitológicos (La sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, el valor de Aquiles, el poder de Zeus, la resistencia de Atlas y la velocidad de Mercurio) fue un gran éxito en los 40. Tanto, que provocó las iras y la demanda de DC (en opinión del que esto escribe más por superarlo en ventas que por plagiar a cierto kryptoniano ) Tanto, que fue uno de los primeros cómics en generar colecciones derivadas, spin-offs que dirían los cultos, una de ellas era Capitán Marvel Jr. Si nos fijamos en el aspecto con que el dibujante Mac Raboy dotó al personaje podemos ver la influencia en el look de Elvis. Prominente flequillo engominado, patillas y el típico pijama de superhéroe con una capa corta. En cuanto al peinado es el típico en la estética rocker pero, ¿el uniforme de superhéroe? ¿Recordaís los trajes ceñidos y las capas del Elvis decaden… esto, crepuscular en Las Vegas? Además al igual que su homólogo adulto (aunque en realidad era un chico como él) su emblema era un relámpago dorado. Relámpago que también identificó a la Mafia de Memphis: los compinches del Rey. Diseñado por el propio Elvis el icono consistía en un relámpago con las siglas TCB (Taking Care of Business: Ocupándonos de los Negocios) encima.


¿Coincidencia? Es un hecho que como cualquier jovencito de los 40, el Rey era lector de cómics. De hecho, en el antiguo apartamento de los Presley en Lauderdale Courts, que se conserva como casa-museo, hay un número de Capitán Marvel Jr. en el antiguo dormitorio de Elvis.


Siguiendo con la teoría de la influencia hasta sus más ridículas consecuencias el joven héroe adquiría sus poderes no gritando el nombre del mago sino ¡Capitán Marvel! y Elvis debe su éxito a su manager, el Coronel Parker. Al igual que el superhéroe, Elvis era un defensor de la ley, siendo nombrado por Richard Nixon agente federal especial en la lucha anti-droga (existen pruebas documentales), los malpensados dirán que para recorrer todos los EEUU llevando armas y consumiendo sus propias sustancias, pero yo soy un ingenuo.


Por último pero no menos importante, cuando un superhéroe muere en las páginas de un cómic ¿cuántos de vosotros lectores no pensaís que volverá? Pues eso, ¿cuántos de de los fans de Elvis no proclaman que sigue vivo?


Como Peter David antes que yo, estoy divagando. Creo que me he desviado del propósito de esta columna. Si mi intento era poner un ejemplo de que los frikis podemos ser gente de provecho e incluso de éxito no creo que haya escogido el más adecuado. Aunque en el 30 aniversario de la muerte del Rey (sigo sin referirme a Juancar ansiosos, encima de frikis, republicanos) No me lo tengaís en cuenta, después de todo, we can´t go on together with suspicious minds…