jueves, 18 de noviembre de 2010

25 AÑOS DE CALVIN AND HOBBES

Y casi 15 sin ellos. Bill Watterson creó un clásico en la mejor tradición de Peanuts, aunque al contrario que éstos o Mafalda los niños no esconden adultos en su interior y son tan imaginativos como el perro que se cree escritor o piloto de la 1ª Guerra Mundial.


Watterson escogió no permitir que se desarrollase merchandising de la serie. Si hubiese sido así quizás la presencia del niño (que debe su nombre a Juan Calvino) y su tigre de peluche (que debe su nombre a Thomas Hobbes), que en su imaginación ve como un amigo animado, estarían al nivel de Snoopy y Charlie Brown.

"En realidad, cuando empecé a dibujar la tira no estaba en contra del merchandising. Pero luego reflexioné y me di cuenta de que cada producto podía violar el espíritu de la tira, contradecir su mensaje y llevarse algo del trabajo que yo amaba. Si la editorial me lo hubiera exigido, tomar la decisión apenas me hubiera llevado treinta segundos de mi vida".


Una posición que le acerca a otro que cumple años hoy, Alan Moore. Pero no necesitamos nada más que las 3.160 tiras. Bueno y que se editen de forma correcta y cronológica en España.